Visitas :3

19 abr. 2013

Filosofía de Morir.


No es de noche pero para mi no hay sol.

Las últimas gotas de sangre caen por mis mejillas lentas, humildes y mis ojos se convierten en perlas grisáceas, ancianas.
¿Qué hay ahora?
Mi serie de números ha finalizado, no dejaré más huellas. No me importará lo que la gente piense de mi, entonces no me importará nada, es más, no albergaré sentimiento alguno.

Al fin y al cavo soy un animal más, aunque a diferencia de otros deseo cosas y tengo objetivos, sin estas dos cosas acabaría en el suicidio.
Que el fin último sea la felicidad no es algo de lo que esté totalmente segura. Algunos quieren trascender en la historia y ser recordados, creen que vivirán eternamente en sus memorias, sin saber, que eso no es vivir, es imposible.
No culpo a quienes ansíen vivir en la memoria de muchos, pero deben saber que tarde o temprano desaparecerán y caerán en una oscuridad infinita, sin fin, y nunca volverán a ver la luz. Jamás.

En fin, aquí esto desde la oscuridad. ¿Sabes?, esto está muy oscuro, tanto que podría pensar que hace frío pero la verdad es que no es así, simplemente no hay ninguna clase de temperatura, ni calor, ni frío.
No hay luz, no hay Luna, no hay sombra, no hay olor, no hay sabor, no hay sentimientos...

¿La muerte es tan tranquila?, creí que sería todo un tormento, pero en cambio, no sufro, es más, al no sentir nada evito esto. Al no vivir, no sufro.
No tengo ningún recuerdo ya que han desaparecido y me siento ligera. No estoy feliz, pero tampoco enfadada ni siquiera un poquito triste.
Soy una brisa que se mueve sin saber que es o a donde va. Vuelo en el cielo sin sentir o tener la intención de hacerlo.
A la misma vez escavo en el suelo, soy una hormiga, un escarabajo, una rata, un gusano, también un gato.
Ahora salto, ahora me caigo y ahora me muevo. ¿A donde voy? No sé que soy, no tengo conciencia y por tanto mi yo intelectual no existe, pero mis células están esparcidas pro el mundo, formando parte de el.
Viviré por siempre, seré un ave, un roedor, un felino... Me convertiré en todo lo que quise ser y a la vez en todo lo que no.

¿Por qué entristecerme por mi muerte? Solo déjame ser, formar parte de este planeta, girar sobre el norte y el sur, el este y el oeste. Viajaré tanto que seré tan sabia como cualquier árbol milenario.
No seré consciente de los sucesos sociales que se sucedan pero si de los naturales.
Estaré aquí cuando el mundo diga adiós, quizás viva más. Después de eso, quizás en ese entonces me hallan llevado a otro planeta, a otra naturaleza.
Seré eterna, sin consciencia, pero viva como cualquier otra bacteria o ser vivo extremadamente pequeño y minúsculo.


Estoy aquí y estaré aquí. Mi conciencia en la oscuridad y mi existencia volando. ¿No es bonito morir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario