Visitas :3

29 may. 2013

Pandora

"Parece que ya es de día", piensa Pandora sonriente. Se incorpora y sale de la cama para asomarse por la ventana. No es de día, tan solo era la luz de una farola.

Ella suspira y mira hacia la habitación apoyando su espalda en la ventara abierta, el viento se cuela provocándole cosquillas. Ella tiembla un poco, se muerde el labio inferior a la vez que se le dilatan las pupilas y camina en dirección a la cama sin apartar la mirada de esta.
Lentamente, Pandora se acerca. Sus pies descalzos tropiezan con sus propios tacones, rotos. Entonces, tira de las sábanas con los ojos curiosos y esperanzados, se oscurecen.

De pronto se vuelve ilegible, cierra los ojos con fuerza y se abraza los brazos desnudos. Todo su cuerpo desnudo se derrumba en el desorden de su propia ropa desparramada por el suelo.
"Pero aún es de noche", gime Pandora entre sus pensamientos, su sonrisa ha desaparecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario