Visitas :3

19 jun. 2013

Obsidiana (versión narrada)


Adentrada en la oscuridad Blanca atraviesa una puerta tras otra dentro de una casa
abandonada. Las cinco primeras corriendo, la sexta acompañada de un gemido de
cansancio y desesperación.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Blanca(narrador): Cuando estoy sola, alejada de los demás, me paro a pensar...-
Termina la frase dando a entender que no a acabado de hablar, su sonrisa
comienza a deteriorarse y convertirse poco a poco en una mueca, mientras
comienza a liar un cigarro-Para los pájaros nosotros somos tan solo un punto, y
para nosotros ellos también-Lo dice con más energía, con voz clara. Suspira.
Termina de liar el cigarro-¿No es lo mismo?, ¿no compartimos entonces las alas?-
Su voz deja las preguntas en el aire, suelta el humo de la primera calada y este se
hace uno con el aire, acabando por desparecer-En realidad todos somos libres,
pero no usamos esta libertad...-Apaga el cigarro y habla en voz más melancólica. Su
expresión es triste.

Blanca comienza a andar de vuelta, sale del campo y entra en su casa.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Cuando entra por su cuarto ya está malhumorada por el día en sí (por sus
pensamientos que se vuelven contra ella), pero cuando entra se caen libros de las
estanterías y para rematar hay tres espíritus incordiándola. Todos van vestidos de
color blanco, descalzos y transmiten una sensación de locura mental, como si
hubiesen perdido la cabeza.

Blanca: ¿Qué hacéis en mi cuarto? ¡Fuera!-Les grita ella, los taladra con la mirada y
dos de ellos huyen no muy sorprendidos por su enfado acompañados de una
sonrisa pícara-Iri hoy no estoy para bromas-Le dice Blanca a un espíritu que se
apoya contra la ventana mientras mueve sus ojos sin ningún fin en particular.

Iri: ¡Siempre tan seria! No pareces una adolescente, deja de preocuparte por todo.
¡Vamos, carpe diem!-Dice toda entusiasmada, su incitación a la diversión finaliza
con unas risas nerviosas.

Blanca: Que tu no puedas hacerlo no significa que yo tenga que vivirlo por tí-
Declara soltando sus propios pensamientos. Rápidamente de muerde el labio
nerviosa dándose cuenta de las consecuencias. Conoce a Iri, sabe lo que pasa
cuando alguien insinua que está muerta. La cara de Iri pasa de una leve pérdida de
la cordura a una mirada punzante y amenazante.

Iri: ¡¿Perdona?!, ¡yo tengo mucho que vivir!, ¡soy joven!-se ríe muy alto, Blanca se
cruza de brazos-¡Mucho!-Exclama y sus ojos fulminan a Blanca que le aguanta la
mirada impasible. Comienza entonces el berrinche de Iri, que consiste en tirar cosas
al suelo y desordenar la cama hasta que grita una lista de sinónimos de la palabra
“gilipollas” y desparece por la muerta.

Madre de Blanca: ¡¿Con quién hablas?!-le pregunta su madre desde el piso de
abajo.

Blanca: ¡Con nadie!-Blanca se limita a imitar unas garras con sus manos y dar un
portazo- Con muertos, joder-Se deja caer en la cama, todo el cuarto está
desordenado.

El tiempo pasa rápidamente mientras Blanca prueba diferentes posturas en la cama
leyendo, recoge el cuarto, sale y entra de la habitación. Cuando ya es de noche y su
madre está dormida profundamente, se viste y coge su katana escondida debajo
del colchón. Escapa de la casa por una ventana y ya en la calle se dirige a un local
aparentemente abandonado.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Llama una vez con la mano abierta cuenta dos segundos y da dos golpes con los
nudillos, solo ellos saben esa combinación para llamar. J entre abre la puerta/Abre
una ventana pequeña.

J: ¿Contraseña?-Pregunta en voz baja a la vez que entrecierra los ojos a Blanca.

Blanca: Sublime-Murmura ella y acompaña la palabra de una sonrisa suspicaz. J le
responde con una sonrisa y abre completamente la puerta dejándola pasar.

J: Hacia tiempo que no te veíamos Blank-Blanca entra decidida, se quita su abrigo y
lo deja en una silla-Solo vienes cuando hay algo importante que decir- Blank se
encoje de hombros y J la sigue embobado.

Ray se aparta de la ventana y se sienta en la mesa manteniendo su sonrisa burlona,
Carly le imita. Todos están sentados alrededor de una mesa, se miran entre ellos, y
sacan sus armas dejándolas en el centro de la mesa. Ray su machete, Blanca su
katana, J sus pistolas y Carly se retuerce en su asiento, lo suyo son las artes
marciales, se limita a apoyar las manos en la mesa.

Blanca: ¿Qué es eso tan importante?-dice yendo directa al grano, su mirada se
vuelve más seria y aprieta los labios.

Ray: Hemos escuchado rumores, y de hecho lo hemos confirmado, que un espíritu
de alguien que formaba parte de Obsidiana se ha vuelto un espíritu oscuro-Su
sonrisa burlona tiembla-Deberías ir tu-J no se atreve a mirar a Blanca a la cara y
Carly mira hacia Ray. Blanca se mantiene indiferente todo lo que puede, se levanta
y coge su katana.

Blanca: Bien, mañana, misma hora-Sentencia ella, todos asienten y la ven
marcharse.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Adentrada en la oscuridad Blanca atraviesa una puerta tras otra dentro de una casa
abandonada. Las cinco primeras corriendo, la sexta acompañada de un gemido de
cansancio y desesperación.

Las demás se convierten en una carrera desenfrenada y desesperada. Finalmente
llega, se queda en el marco de la puerta. Una gran sala se extiende frente a ella,
Blank da un paso. Él está delante de ella, firme, congelado en el tiempo pero ahora
acompañado por una sonrisa inverosímil y malvada.
---------------------------------------------------------------------------------------------
Blanca duerme plácidamente, de pronto una mano agarra su tobillo y tira con
fuerza. Ella se despierta asustada mirando con los ojos bien abiertos al frente,
perdida en sus pensamientos y en los tortuosos recuerdos en su cabeza que
empiezan a formar parte de sus peores pesadillas.


¡Futuro primer cortometraje! Gracias por leer.
En al menos un mes calculo que estará listo, contando con los efectos y demás...


No hay comentarios:

Publicar un comentario